En este momento estás viendo 19. LA RUTA DE LOS VOLCANES: Provincia de Cotopaxi: Laguna de Quilotoa, Volcán Cotopaxi y Latacunga.

19. LA RUTA DE LOS VOLCANES: Provincia de Cotopaxi: Laguna de Quilotoa, Volcán Cotopaxi y Latacunga.

Partimos con destino a Latacunga desde la Laguna de Yahuarcocha, con una distancia de 272 kilómetros. Peajes: 4 con valor de u$3,60. Vías en excelente condiciones. No registramos los tiempos de recorrido, porque seguimos a nuestro ritmo y realizamos paradas, según queramos tomar fotos o alguna merienda.

Luego de 10 días en Ibarra, seguimos atravesando la sierra ecuatoriana, hacia la ruta de los volcanes y saliendo de Quito, pudimos apreciar por primera vez un volcán con nieve: el Cotopaxi! En una tarde despejada, apareció como por encanto y nos dejó ver su belleza. Puntos de felicidad que abonamos a nuestra aventura.

Llegamos a Latacunga, a buscar el hotel donde pasar la noche y encontramos el Cotopaxi, que por u$25 nos ofreció una buena habitación, en pleno parque central. Teníamos una lista de sitios posibles, porque hemos descubierto que es mejor negociar los precios directamente en los hoteles, que realizar la reserva directamente por los portales que usamos en por internet. Hay que tener en cuenta que aplica, solo cuando no hay temporada o festividad importante!

Catedral de Latacunga
Ayuntamiento de Latacunga

A la mañana siguiente, nos ubicamos con un mapa que nos obsequiaron en el hotel y decidimos ir a realizar el circuito del volcán Cotopaxi, uno de los objetivos de visitar ésta provincia. Al salir de Latacunga, recorrimos su parque principal, Vicente León, donde pudimos apreciar su ayuntamiento, que se caracteriza por tener un par de cóndores en piedra, montando guardia en lo alto. En la otra esquina, está la catedral y al lado, las oficinas del gobierno provincial. Es una ciudad muy tranquila, que se recorre fácil. No es muy congestionada y tiene buenas vías.

Salimos rumbo al parque nacional Cotopaxi y nuestro GPS (Garmin) de nuevo, nos encaminó por vías

Piedra Chilintosa

secundarias, que aunque nos permitieron conocer sitios como Mulalo y Santa Isabel, nos retrasaron en nuestra llegada. Gracias a esa perdida, pasamos por fincas y pudimos apreciar la piedra Chilontosa, que dice la leyenda, que fue expulsada por el Cotopaxi en alguna de sus erupciones. De nuevo en el panamericana, tomamos rumbo al parque, por el control Sur. Al paso, nos recibió en un punto de información ubicado en el redondel (glorieta), el dueño de un hotel a pocos metros de donde estábamos, el Rondador Cotopaxi. Muy acogedor, con gente muy amable, de modo que reservamos esa noche, con un costo de u$30, con desayuno y canelazo incluído. Salimos rumbo al parque, desde el hotel, que hasta el punto de control El Caspi, en la entrada sur. Son aproximadamente 6 kilómetros. Es tipo americano, con baños, restaurantes, tiendas y una limpieza impecable.

Hay que realizar el registro en la caseta de control, donde nos dieron instrucciones del parque y un mapa. La entrada es totalmente gratis. En este punto, hacemos un reconocimiento a la cadena de valor del turismo que tiene Ecuador, con sus vías, señalización, información, operadores, hospedaje y gastronomía, además de la capacitación del personal involucrado. Que fácil pareciera lograrlo y que difícil es construir una realidad como la que nos ofrece este país. Nuestros reconocimientos por ello!

Aunque el volcán Cotopaxi se ve de varias provincias, su majestuoso cono simétrico, toma una nueva dimensión desde el parque nacional. Las laderas del Cotopaxi están cubiertas con un manto de hielo que da paso al verde y dorado páramo. A pocos kilómetros de recorrido se encuentran las zonas de camping, que por el frío y la altura, las hacen ideales para aclimatarse y preparar las escaladas, para los montañistas.

Laguna Limpiopungo. Cotopaxi

Mas adelante, encontramos la laguna Limpiopungo, desde la cual es posible observar las huellas que ha dejado las erupciones del volcán Cotopaxi, entre ellas, esta laguna. Pudimos observar caballos salvajes y diferentes aves y el nado lento de patos andinos. Todo esto contrastado con los arbustos de las riveras y el majestuoso volcán Cotopaxi. La lluvia entorpecía un poco nuestro tránsito, dado que la vía es en ripio, con numerosos huecos y la superficie muy rizada. Y bueno, cuanto más adelantábamos, más complejo se hacía, debido principalmente a la empinada cuesta que se dibujaba ante nosotros. El objetivo principal, era llegar al parqueadero y realizar el trekking hacia el refugio. En un momento, fue tan empinada la cuesta, que la potencia de nuestro carro de 2.000 cc no parecía ser suficiente para sortearla. Se nos apagó el carro dos veces y en ese momento, con algo de desilusión, sentimos que no podríamos cumplir nuestro propósito.

Sin embargo, colocamos la primera marcha y sin contemplación por nuestra camioneta, aceleramos a fondo, con tan buena suerte, que fuimos penosamente hacia adelante y aunque despacio y con no pocos golpes, porque no era opción disminuir la marcha para evitar los huecos, llegamos al parqueadero!! Que emoción! La Negrita, como la bautiazamos hoy, de nuevo nos llevó al destino. Y como no encariñarse con nuestra infaltable compañera de viaje 🙂

Y ahora, a caminar hasta el refugio José Rivas, un recorrido de un poco más de una hora, hasta llegar a los

Refugio José Rivas

4.864 metros. Una caminata por demás difícil, por el tema de la altura, pero la emoción del reto, la hacía más interesante. En contraste con la óptima preparación física que tiene Martha, por sus dos horas diarias de gimnasio durante 5 años, mi estado físico corresponde al de un hombre de 54 años, fumador, pero con el firme deseo de conquistar las cumbres, que parecían imposibles. Y eso es parte de esta aventura: vivir a fondo y cambiar la quietud de una vida cómoda, por el ejercicio, el aire libre, la naturaleza y las experiencias!

[Tweet “Siempre parece imposible … hasta que se hace. – Nelson Mandela”]

Fue una lástima que cuando llegamos al refugio, se nubló completamente la vista y no vimos mas paisajes que nubes espesas y un intenso frío. Aunque haber llegado a los 4.864 metros y disfrutar de esta experiencia, nos llenó el día.

Refugio José Rivas, Cotopaxi

La bajada fue bastante rápida, cosa de 30 minutos. Satisfechos con el éxito de la caminata, tomamos rumbo al punto de control norte. En ese recorrido, paramos en el hotel Tambopaxi, donde nos tomamos un café.

Hotel Tombopaxi

El paisaje hermoso, que va desde verdes a blancos de una forma inexplicable. El hotel, es muy bello, pero resulta muy costoso para nosotros. Tiene zona de camping, que preferimos no experimentar, pero para quienes puedan pagar los u$120 la noche, con un día despejado, pues la felicidad completa. A pesar de la lluvia, pudimos ver el lado norte del Cotopaxi. Luego del caliente y delicioso café, pudimos hacer algunas tomas fotográficas para el recuerdo y lo que pensamos, sería una corta parada, terminó siendo algo más de una hora, por el paisaje que teníamos frente a nosotros.

Una vista realmente encantadora. Luego del punto de control, llegamos a Machachi. Conocimos su iglesia y cenamos con una rica hamburguesa y más tarde, cansados, llegamos a nuestro hotel.

Al día siguiente, luego de un delicioso desayuno, nos enseñaron los instrumentos típicos del ecuador, además de  canciones con dichos instrumentos. Y reiteramos nuestro agradecimiento con la gente, que es la que hace la diferencia, porque nuestra aventura no la medimos en kilómetros, sino en la gente que vamos conociendo y que nos obsequia su afecto con generosidad. En el hotel, hay tres hermanos. El músico que luego de preparar el desayunó adornó la mañana con sus canciones, el escalador que ha viajado por las cumbres del Ecuador y del mundo y la hermana, que con sus detalles, hacen del sitio, ideal para estar muy cerca de esta maravilla natural.

Reunimos nuestras mejores fotos de este sitio en Flickr. Si te gustan, compártelas y si te gustan mucho, ¡suscríbete!  🙂

volcan rumiñahui

Luego de las fotos y una buena charla, nos dirigimos a Zumbahua, que queda a 12,5 kilómetros de la laguna de Quilotoa, en donde haremos el trekking de la laguna. Es un pueblo muy frío y aunque pequeño, ofrece las comodidades y servicios necesarios para el turismo. Nuestra lista contenía un par de hostales y un hotel, por el que finalmente nos decidimos. Su precio, u$8 pp/noche, con buenas instalaciones y parqueadero. Luego de instalarnos, sobre las 4 de la tarde, recorrimos el corto camino hacia la Laguna, porque estábamos ansiosos de conocerla. La entrada vale u$2. Al llegar al mirador, la espesa niebla impedía la visibilidad. Nada que hacer. Tiempo perdido y de vuelta al hotel. A aprovechar el tiempo y organizar nuestra vida digital, pero el internet era tan malo, que la opción era dormir y reponer fuerzas.

Al día siguiente, temprano, volvimos a la laguna. Allí nos encontramos con una bonita familia argentina, Pablo&Sara, con sus hijos, Camila y Fermín, sus dos hijos. Nos dieron lecciones de como ahorrar viajando. Ellos duermen en parqueaderos vigilados, aeropuertos, centros comerciales y estaciones de servicio. Llevan 8 meses viajando y nos contagiaron con su alegría y franqueza. Bueno, creemos que igualmente, les transmitimos mucha energía también. Tienen un página de FaceBook, llamada al amparo del cosmos. Luego de esa agradable charla, nos dirigimos a la laguna. Es una de las 15 lagunas de origen volcánicas mas hermosas del mundo. Sus minerales, le han conferido a la superficie un tono verdoso y azulado, cuando reciben el impacto de la luz solar. Muchos investigadores asumen que esta laguna, como la ultima morada del inca Atahualpa, por lo que ésta, fué la ultima ruta sagrada de los incas. En este sitio se pueden realizar diferentes deportes de aventura, como el trekking alrededor del volcán, paseo en bote y kayak. Nosotros decidimos realizar el trekking por el cráter.

Salimos a las 9·30 de la mañana, empalagados por la belleza del lugar. Como se puede ver en la foto, las palabras sobran! Equipados y felices, iniciamos el reto de dar la vuelta por todo su cráter y así, de paso, tener las mejores fotos que hemos tomado de lagunas. El día, soleado y con temperatura agradable, nos empujó a iniciar una aventura reservada para los que queremos conocer el mundo con los pies.

Es importante llevar una buena provisión de agua, ropa cómoda, protector solar, sombrero y mucha energía. El dinero sobra, porque no hay donde usarlo. Se puede apreciar en la foto el pico más alto, al que se llega después de subir y bajar algunos picos menores. Y bien.

Mira nuestras fotos de este bellísimo sito. 🙂

laguan quilotoa 14

Al enfrentar la subida, con el espíritu deportivo que se requiere, y con la altura a la que se camina, realmente podemos decir, que es una cuesta dura. Durísima después de la mitad e inaccesible, en los siguientes metros. Había que parar, respirar hondo y continuar, porque devolverse ya no era opción. La belleza natural del sitio, ya mezclada con sudor y un poco de dolor, nos obligó a concentrarnos en la dura tarea que teníamos delante.

Coronamos el monte Juvende, a 3.930 metros de altura. Ya lo más difícil se había superado. La caminata es tenaz, pero vale la pena. Igual de empinada es la bajada, hasta el nuevo punto en el que se comienza a subir, no tan alto, pero al fin y al cabo, de nuevo a ejercitarse y acometer una seguidilla de empinadas cumbres y vertiginosos descensos. Más tarde, una lluvia fría y constante, nos amenizó nuestra aventura.

La última parte, es sobre un inmenso arenal, combinado con pinos, que lo hacen bastante singular. Tuvimos que parar varias veces a descansar y en un tramo, por error tomamos el camino equivocado y debimos devolvernos a retomar la ruta de salida, lo que demoró aún más, nuestro trekking.

Podemos decir que sufrimos un poco el largo camino, pero ahora, gozamos con una experiencia que no olvidaremos. Hemos preparado una recopilación de las mejores fotos del Quilotoa, en Flickr. Para verlas, haz click aquí.

Nos demoramos dos horas más que el promedio normal, pero al fin de cuentas, lo normal, sería no haberla realizado y lo hicimos!! Cuando vimos el final del camino, una alegría nos invadió, por el merecido descanso que necesitábamos, así como por la gran experiencia de gozar junto a una de las más bellas lagunas del mundo. En la noche, nos relajamos con unas buenas cervezas y conversamos con nuestro simpático amigo Bryan, hijo del dueño del hotel, con quien hicimos una bonita amistad. Al día siguiente, nos levantamos a las 10 am. Hacía frío. Estábamos como a 1º centígrado. Trabajamos un poco en la página, pero el internet era clase tortuga, así que almorzamos temprano, y fuimos por la tarde a Chugchilan, a unos 27 kilómetros de Zumbahua.

Pudimos ver una granizada fortísima. Todo se volvió blanco, como si estuviera nevando. Tarde de descanso. Nos enteramos que el presidente Correa llegaría en la noche y estaría al día siguiente, y haría su intervención sabatina en cadena nacional. Como es de suponer, el pueblo se llenó de gente y los precios comenzaron a subir sin control.

Al día siguiente, partiríamos a Latacunga, nuestro próximo destino.

Esta entrada tiene 10 comentarios

  1. Alexis

    Hola. Primero agradecer por toda la información que nos facilita el viaje.
    Consulta. Han tenido inconvenientes frente a la policía – carreteras? con respecto a la maleta que va en el techo de la camioneta?

    1. felsego

      Hola Alexis. Con mucho agrado compartimos nuestras experiencias y nos encanta que te sirvan para tus viajes.
      Respecto a la policía, claro que hemos tenido inconvenientes. Siempre (con excepción de Chile) han tratado de aprovecharse infundiendo temor por el “no cumplimiento” de las normas, aunque siempre hemos salido airosos sin mayor contratiempo. Incluso me iban a arrestar en Bolivia. El consejo es tener todos los documentos en orden, cumplir las normas y no dejarse intimidar. No somos partidarios de dar propinas en ningún caso y siempre les decimos que expida la multa que corresponda, eso nos ha funcionado muy bien y nunca hemos recibido ninguna-
      Con la maleta de techo hay que tener la precaución de estacionar en parqueaderos vigilados o estar cerca. Solo en Chile nos robaron un bidón que estaba amarrado al techo aunque no lograron abrir la maleta. Y cuando llegamos a un sitio en le que nos vamos a demorar, descargamos todo para andar tranquilos. En general no pasa nada, pero no nos podemos descuidar tampoco.
      Un saludo desde Santiago de Chile.

  2. Luis Ignacio González

    Felipe Martha felicitaciones.
    Es emocionante verlos cumpliendo ese sueño
    Y verlos unidos como siempre.
    Que sigan viajando y nutriéndonos de esos paisajes tan hermosos.
    Muchas saludes de Consuelo,Juan Camilo y Nicolás.

    1. felsego

      Hola Luis Ignacio. Que bueno que nos estén siguiendo y que disfruten tanto como nosotros con estos bellísimos paisajes. Compartimos tanto como podemos, especialmente por Flickr, donde tenemos muchas fotos que hemos ido seleccionando en cada sitio. Y cumplir este sueño y unirnos como pareja, es mucho más de lo que habíamos inicialmente imaginado.
      Un abrazo grande a Consuelo, JunaCamilo y Nicolás!

  3. Carmenza Jaramillo B.

    Me encanta verlos siempre estoy ansiosa, esperando que suban algo para poderlos ver. Los quiero mucho.

    1. felsego

      Hola Carmenza! Gracias por estar con nosotoros, la queremos mucho. 🙂

  4. Wilson Arturo Caceres

    Martha & Felipe: Que buenas fotos ! Asombrado por la naturaleza y por los paisajes, y por la narrativa con que cuentan su aventura, de verdad que se volvió una lectura obligada y que espero con entusiasmo cada capitulo, y así ir conociendo todas las regiones que visitan….. y saber de sus protagonistas claro !!. Que laguna espectacular !!!

    Me acuerdo de las reuniones con Felipe, donde el tema era la cadena de valor del turismo lo hablamos mucho por acá, y si… la verdad nos falta muchísimo en Colombia, que al final es lo que mas impacta en el turista, tal y como Ustedes muy bien lo cuentan.

    Me imagino que con tantas caminatas lo del cigarrillo habrá bajado en la dosis, menos humo y mas naturaleza y paisaje. Que bueno verlos así de entusiasmados y alegres por este maravilloso viaje.

    Una petición a la distancia: Seria muy bueno que nos contaran aun mas sobre los productos y platos típicos de cada region, ………….pura curiosidad gastronómica.

    Saludos a la distancia !!!!!

    1. felsego

      Hola Wilson. La naturaleza, las caminatas y los bellisimos paisajes, han disminuído considerablemente el consumo de tabaco, que por otro lado, es muy costoso! Una cajetilla que compraba en Colombia por u$1,50 aquí me cuesta u$6. Espero que muy pronto se termine ese feo vicio. Estamos impresionados por aquellos temas que nos ocuparon en el gremio, como la cadena de valor. Aquí se siente una claridad difícil de lograr y que es una realidad. Respecto a al gastronomía, bueno, en la sierra central no encontramos algo que nos sedujera a tal punto, que le dediquemos tiempo. Ahora, estamos en la costa norte y encontramos platos que no conocemos y les hemos dedicado algo más de tiempo.Y la sugerencia de los platos por región, por pura curiosidad, los iremos agregando.
      Un abrazo, extensivo a la familia.

  5. Felipe & Martha: la verdad está experiencia fue una verdadera prueba de esfuerzo natural y de riesgo que se aprecia MÁXIMA por la altura y la distancia. Hermosas fotos y crónica que lo contagia y le hace sentir la experiencia vivida. Abrazos
    Gustavo adolfo & Sandra Andrea

    1. felsego

      Hola Gustavo. La verdad fue una verdadera aventura y por fortuna, a pesar de la altura y el esfuerzo, todo salió muy bien. Agradecemos comentarios, que como el suyo, nos animan a seguir adelantando esta tarea “digital” que hasta ahora aprendemos por el camino y poderla compartir con quieres queremos.
      Un abrazo grande, extensivo a Sandra y los niños.

Comentarios cerrados.