En este momento estás viendo 58. Samaipata o descanso en las alturas

58. Samaipata o descanso en las alturas

Al salir de Aguas Calientes, aprovechamos para conocer Roboré, una población fundada en 1916 y es uno de los asientos militares mas importantes del departamento de Santa Cruz por su ubicación cercana a las fronteras con Brasil y Paraguay.

Cuatro mundos distintos unidos por un territorio común confluyen en el municipio: La capital Roboré, la ex misión Jesuítica de Santiago, el pueblo de Chochís y aguas calientes, cada uno de estos posee características geográficas, ecológicas y culturales que lo diferencian entre sí generando una diversidad de atractivos culturales y naturales que enriquece el potencial turístico de el municipio.

Luego continuamos nuestro camino a Chochís más a menos a 40 kilómetros de Roboré, un rincón del territorio chiquitano, rico por sus formaciones geográficas y por ser un cálido pueblo de aspecto colonial con atractivos históricos y culturales donde es posible también realizar muchas caminatas. El único sitio qué recorrimos fue el santuario mariano de la torre, famoso por sus fabulosos paisajes y la formación natural que se levanta al cielo en forma de un cilindro pétreo que se le denomina torre de David.

Recorrimos poco menos de 500 kilómetros hasta Samaipata por una vía asfaltada, un poco estrecha, con un paisaje muy agradable. Nuestro alojamiento será la hacienda El Tume que nos consiguió nuestra amiga Marcia de Santa Cruz, una bella casona colonial muy grande y cómoda en el que pagamos solo BOL 40 por noche. Una verdadera ganga.

Un espacio tranquilo con una vista excelente a los viñedos cercanos y a solo dos kilómetros del pueblo.

El pueblo de Samaipata es pequeño y bien cuidado. Tiene buenos restaurantes y comercio, además de un agradable parque central.

Aprovechamos para visitar una agencia de turismo donde nos explicaron los sitios a visitar y los precios de cada uno. Allí aprendimos que Samaipata significa “descanso en las alturas”.

El primer lugar que visitamos es el museo arqueológico de Samaipata en el que pagamos BOL 50 p.p. e incluye la entrada al fuerte. Recomendamos iniciar por el museo la visita para comprender la historia de este importante lugar.

El fuerte queda a solo 8 kilómetros de Samaipata por carretera pavimentada y por supuesto, lo hicimos por nuestra cuenta. Al llegar encontramos una excelente información en el sitio que nos acompañaría durante todo el recorrido, por lo que el guía no es indispensable. Este sitio fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1998 y es considerado la mayor obra de arquitectura rupestre del mundo.

Es un complejo ceremonial y administrativo de gran valor único y excepcional que data del periodo prehispánico. El ceremonial es una enorme roca de composición arenisca y monolítica de 220 metros de largo por 65 metros de ancho.  La que se encuentra integralmente tallada con representaciones de animales y formas geométricas, hornacinas, canales y recipientes llenos de significados mágico-religiosos y realizados con gran maestría y dominio de el material rocoso. Este monumento constituye una de las obras ceremoniales más grandes de el mundo.

El sector administrativo lo conforman conjunto de estructuras arquitectónicas correspondientes a diferentes períodos de asentamientos culturales, teniendo áreas de vigilancia, agricultura, militares, comerciales y otras. El fuerte de Samaipata es estudiado científicamente y comienza a dar luces en cuanto su origen y función, particularmente sobre el rol que Samaipata a asumido como territorio articulado e integrador de las principales macro regiones: la Amazonia, el gran Chaco y el Ande. Debido a su ubicación privilegiada el fuerte fue un punto geográfico y geopolítico de confluencias interculturales que por la cronología relativa y aproximada establece los siguientes asentamientos:

  • Los Mojocoyas de 400 a 800 d.c.
  • El centro ritual y ceremonial de
  • Los Chanes del gran griota 800 a 1450 d.c.
  • Lugar de tránsito para los aguerridos guaraníes ( chiriguanos) 1300 a 1450 d. c.
  • Centro ceremonial y administrativo del imperio Inca 1450 a 1500 d.c.
  • Una capital del imperio Inca en construcción 1500 a 1550 d.c.
  • Finalmente la colonia Tambo y el fuerte español para garantizar la ruta de unión entre Asunción del Paraguay y Lima Perú 1550 a 1650 d.c.

Un sitio muy bien cuidado, con excelentes senderos, miradores y abundante información, hacen que las tres horas que invertimos se pasaran muy rápido. Razón tienen quienes recomiendan este punto como un imperdible dentro de las rutas por América del Sur. Impresiona el gran trabajo realizado en la enorme piedra, así como su excelente estado de conservación y también por la poca afluencia de turistas.

El Parque ecológico Cuevas queda a 30 kilómetros de Samaipata por el que pagamos BOL 15 p.p. Frente a la entrada hay una excelente zona de camping con todos los servicios y el parqueadero

Recibimos una muy clara información de los recorridos a realizar. Iniciamos el camino junto al río y a 600 metros está la primera cascada compuesta por arena roja (o rosada) que le otorgan una colorida vista a los tres chorros de agua que forman una pequeña alberca.

A unos 50 metros está la segunda cascada, más alta e imponente, aunque hoy está un poco seca. Aquí estuvimos un buen rato y conocimos otros viajeros que también están pasando el día. Aunque el clima es caliente el agua es bastante fría, pero es imposible desaprovechar esta oportunidad y tomamos un refrescante baño.

La tercera cascada está a unos 300 metros de la primera por un camino bien agradable. Es un sitio muy tranquilo donde tomamos un descanso.

Desde aquí se camina hacia el mirador, un punto donde se pueden ver las tres cascadas y estas montañas andinas con interesante formaciones que parecieran cavernas.

Todas estas visitas las hicimos por nuestra cuenta y para visitar La Yunga o bosque de los helechos gigantes, tomamos un tour por el que pagamos BOL 125 p.p. Abordamos un trufi (microbús) hasta la entrada del parque nacional Amboró a unos 20 minutos por una carretera en mal estado. Desde allí se inicia la caminata por un espeso bosque donde apreciamos los helechos gigantes, desde su nacimiento hasta su desintegración que los convierte en abono natural para la zona.

Bosque de helechos gigantes

Una experiencia única y enriquecedora. Este sitio es uno de los de mayor producción de oxígeno en el mundo, respirar hondo y pausado es una terapia. Un indicador del oxígeno es la formación de hongos rojos en los árboles que solo se forman cuando hay abundancia de oxígeno.

Helechos gigantes en formación

Luego de una hora, llegamos al mirador desde donde pudimos apreciar la cadena montañosa, apreciamos la muela del diablo y tomamos un descanso. El recorrido sigue por 4 horas más, subiendo, bajando, contemplando ese bosque casi prehistórico con helechos que alcanzan hasta 20 metros, más una gran cantidad de vegetación con gran variedad de texturas que hacen de este lugar, único por su belleza. Es un paseo de día completo y llegamos al pueblo hacia las 5 de la tarde.

Hemos pasado unos buenos días en lo que aprovechamos para comer en casa, con platos con los que recordamos los sabores de nuestro país.

Como es costumbre, les dejamos la selección de las mejores fotos en Flickr. Hasta la próxima.

SJCM0043

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Anónimo

    ME ENCANTARON LOS HELECHOS PRECIOSOS Y ESE PUENTE PEATONAL INCREHIBLE SALUDOS Y ABRAZOS

  2. María Eugenia Jaramillo

    Que lindo recorrido, me encantan esos paisajes, un abrazo grande.

    1. felsego

      Un abrazo grande Mariú, saludos.

  3. Anónimo

    Donde les coje la navidad? y el año Nuevo?

    1. felsego

      Hola. Navidad en Santiago de Chile y año nuevo en Valparaíso y Viña.
      Saludos

Comentarios cerrados.