viajandoencarro

 

 

Descubriendo Tesoros Ocultos y Culturas Vibrantes

 
 

Nuestro inolvidable viaje por Paraguay fue una aventura llena de sorpresas, descubrimientos y experiencias auténticas. Comenzamos nuestra travesía en Encarnación, a orillas del río Paraná, se revela como un destino donde lo real y lo fantástico convergen en una experiencia única. A través de las ruinas jesuíticas, la Costanera, el Bosque de Yvoty y la vibrante vida nocturna, descubrimos que este rincón del mundo tiene mucho más que ofrecer de lo que se ve a simple vista. 

Nuestro recorrido comienza en Trinidad, una de las misiones jesuitas más notables de Paraguay. Las imponentes estructuras de piedra nos reciben con la solemnidad de un pasado glorioso. Los restos de la iglesia y las residencias revelan la maestría arquitectónica de la época.

En Jesús de Tavarangüé, la siguiente parada en nuestro viaje, la espiritualidad impregna el aire. Las ruinas, rodeadas por exuberante vegetación, nos invitan a reflexionar sobre la fusión de la fe cristiana y la cultura indígena que caracterizó a estas misiones. Las esculturas talladas en piedra cuentan historias silenciosas de la coexistencia pacífica entre dos mundos.

Seguiendo con el recorrido llegamos a Asunción Nuestra aventura comenzó en la bulliciosa ciudad de Asunción, la capital de Paraguay. Las calles vibraban con una energía única, donde la modernidad se mezclaba con la autenticidad cultural. Mercados coloridos, plazas históricas y la cálida bienvenida de los asuncenos crearon un telón de fondo encantador para los días en el país.

Fuimos a conocer y a disfrutar de las hermosas playas del lago Ypacaraí.

El Parque Nacional Defensores del Chaco fue otra parada emocionante en nuestro itinerario. La diversidad de la flora y fauna en este vasto territorio nos permitió conectar con la naturaleza de una manera única.

Nuestro viaje al Chaco Paraguayo fue una odisea de descubrimientos en una región aún desconocida para muchos. Este vasto y remoto territorio, caracterizado por su belleza natural virgen y la rica herencia de las comunidades indígenas, se convirtió en el escenario de una experiencia que dejó una huella imborrable en nuestra memoria.

Al hospedarnos en pequeñas comunidades locales de Memonitas, experimentamos la autenticidad y la hospitalidad del Chaco, las historias transmitidas de generación en generación y la participación en actividades cotidianas nos brindaron una perspectiva única de la vida en esta región a menudo pasada por alto.

Este viaje se convirtió no solo en una aventura inolvidable, sino en un recordatorio perdurable de la belleza que se encuentra cuando nos aventuramos más allá de lo conocido.

Nos dirigimos a la región de los Saltos del Monday en el departamento de Alto Paraná, donde quedamos maravillados por la majestuosidad de estas cataratas. La naturaleza exuberante y la fuerza del agua crearon un paisaje impresionante, proporcionando momentos de paz y asombro.

Nuestra experiencia culminó en la región de la Cordillera, donde la ciudad de Caacupé nos recibió con su famosa basílica y la devoción a la Virgen de Caacupé. Participar en celebraciones religiosas locales y explorar los alrededores montañosos añadieron una dimensión espiritual a nuestro viaje.

Ciudad del Este, situada en el corazón de Paraguay, es una ciudad que nos cautivo  con su vibrante energía, su mezcla de culturas y su atractivo comercial.

vimos el  emblemático Puente de la Amistad, que conecta Ciudad del Este con Foz do Iguaçu en Brasil. Este puente no solo es un enlace físico entre dos países, sino también un símbolo de la amistad y la cooperación. Al cruzar esta frontera, nos adentramos en un mundo donde las diferencias culturales se entrelazan, creando una ciudad que refleja la diversidad y la convivencia pacífica.

Al regresar de este viaje, llevamos con nosotros no solo las compras realizadas, sino también los recuerdos de un lugar donde la amistad, la cultura y el comercio convergen en una experiencia inolvidable.

Lo que hizo que nuestro viaje fuera verdaderamente inolvidable fue la hospitalidad del pueblo paraguayo. En cada encuentro, desde pequeños pueblos hasta la bulliciosa Asunción, experimentamos la amabilidad y la generosidad, Las historias compartidas, las danzas folklóricas y la calidez de las personas convirtieron nuestro viaje en una experiencia enriquecedora a nivel humano.

Paraguay nos cautivó no solo con su paisaje, sino también con su cocina única. Desde el tradicional asado hasta la sopa paraguaya y la refrescante tereré, cada bocado era una explosión de sabores que hablaban de la diversidad cultural de la nación. Las comidas compartidas con lugareños generosos se convirtieron en momentos memorables, llenos de risas y tradiciones compartidas alrededor de la mesa.

Así que, queridos parceros, prepárense para una experiencia visual y auditiva que complemente y enriquezca nuestras reflexiones aquí. Estamos emocionados de embarcarnos en esta próxima etapa y espero contar con su participación activa. ¡Nos vemos pronto en YouTube para seguir ampliando nuestros horizontes juntos!

Post Views: 0