viajandoencarro

Ruta de los nevados

El Parque Nacional Natural El Cocuy cubre un área de 3 mil kilómetros cuadrados dentro de las jurisdicciones municipales de Chita, El Cocuy, Güicán, El Espino, Chiscas y Cubará en Boyacá, Sácama en Casanare, y Tame y Fortul en Arauca.
El Parque Nacional Natural El Cocuy, ubicado en la Cordillera Oriental de los Andes en Colombia, es famoso por albergar la Sierra Nevada del Cocuy, una cadena montañosa impresionante con picos cubiertos de nieve y glaciares. La ruta de los Nevados en El Cocuy ofrece a los parceros la oportunidad de explorar esta área espectacular.
La ruta generalmente comienza en el pueblo de Güicán o en el sector conocido como El Cocuy, que son las puertas de entrada al parque. Estos lugares sirven como puntos de inicio para obtener información, permisos y equipo necesarios antes de emprender la travesía.

Una vez dentro del parque, se pueden elegir entre varias rutas, dependiendo de la duración y la dificultad que deseen. Las rutas suelen ofrecer vistas impresionantes de glaciares, lagunas, páramos y una variedad de flora y fauna única.

Durante la caminata, pueden encontrarse con lagunas de aguas cristalinas y nevados imponentes. Entre los picos más destacados se encuentran el Ritacuba Blanco, Ritacuba Negro, Pan de Azúcar, y el Púlpito del Diablo.

Es importante tener en cuenta que la ruta de los Nevados en El Cocuy alcanza altitudes considerables, por lo que es necesario aclimatarse gradualmente para prevenir problemas de salud relacionados con la altitud.


El clima puede ser variable, con temperaturas frías y condiciones climáticas impredecibles, incluso nieve. Los parceros deben estar preparados con equipo adecuado, como ropa abrigada, calzado impermeable y provisiones suficientes. 
Antes de emprender la ruta, se recomienda obtener información actualizada sobre el estado del parque, condiciones climáticas y cualquier cambio en las regulaciones para garantizar una experiencia segura y respetuosa con el entorno.

cruzar dos provincias: Norte y Gutiérrez; fotografiar y saborear ocho municipios: Soatá, Boavita, La Uvita, San Mateo, Guacamayas, Panqueba, El Cocuy y Güicán, y ¡sorpresa!, El Gran nevado.
Soatá es la capital de la Provincia del Norte, centro económico y educativo de la región.También es conocida como la Ciudad Datilera de Colombia por la producción y procesamiento del dátil, fruto dulce de una variedad de palma originaria del medio oriente.
Por Soatá pasó Bolívar cinco veces y cuatro veces se quedó en la hoy llamada Casona de Bolívar, diagonal a la Catedral de la Inmaculada, en el parque principal. Ya no es posada de ilustres personajes.
Guacamayas es una apacible población que creada sobre antiguos asentamientos de aborígenes laches y tunebos, de quienes proviene la vocación artesanal que la ha hecho famosa nacional e internacionalmente: la cestería de rollo, con alma de paja blanca, cubierta por fibras de fique de colores. Un proceso totalmente manual

La Virgen Morenita de Güicán. Durante la colonia, en tiempos en que la evangelización de este territorio iniciaba, un sacerdote le ofreció al cacique Guaicaní un hermoso cuadro de la Virgen. Para su sorpresa los indígenas lo rechazaron diciendo: “No lo queremos, porque nosotros tenemos otro mejor y más hermoso, legado a nuestros antepasados por un anciano venerable que nos enseñó a quererla”. Los nativos tenían oculto el cuadro en la cueva de La Cachumba, en la sierra nevada y años después accedieron a trasladarlo al pueblo donde la Virgen Morenita fue elegida patrona del pueblo. En su santuario los devotos han sido testigos de numerosos milagros. Su fiesta se celebra el 2 de febrero.

El Cocuy es un poblado con arquitectura de estilo republicano, con algunas calles empedradas. Las hermosas casonas, con un importante valor patrimonial, se fueron aglutinando a lo largo del camino real conformando lo que sería el Pueblo Más Lindo de Boyacá (1.985). En su parque principal existe una maqueta que representa la topografía del Parque Nacional Natural del Cocuy – Guicán.

Recordar la región del norte de Boyacá es como deslizarse suavemente por las páginas de un álbum de fotografías en la mente. Cada imagen evoca una mezcla de nostalgia y gratitud, un eco melódico de momentos que se entrelazan con el paisaje y la cultura de esta tierra.

realmente fuimos felices y vimos paisajes nunca vistos.

Post Views: 0
×
×

Carrito